Logotipo Cendeac

Julieta Varela

14 de mayo 2018  / 19.30 / Cendeac / Espacio Biblioteca

Entrada libre y gratuita hasta completar aforo
 
 

     BIO                                              

Julieta Sol Varela Manograsso, Buenos Aires, Argentina, 1984.

Julieta Varela es Licenciada en Bellas Artes (Universidad de Murcia), Diplomada en Diseño (Escuela Superior de Diseño de Murcia) y Técnica Superior en Fotografía (Escuela de Arte de Murcia). 

Compagina su trabajo como diseñadora gráfica/web con
la reflexión fotográfica que no ha dejado de alimentar a través de la formación en talleres con fotógrafos reconocidos como Carlos Spottorno, Juan Valbuena, Eduardo Momeñe, David Salcedo o Matías Costa. En 2014 completó el Curso Anual de Desarrollo de Proyectos Fotográficos: Photo+, dirigido por Mónica Lozano y convocado por Cienojos en colaboración con el MUBAM. Actualmente cursa el Máster en Desarrollo de Proyectos Fotográficos Base, ofertado por Lens, Escuela de Artes Visuales. 

En 2017 ha sido merecedora de uno de los accésit que otorga Lens, Escuela de Artes Visuales y ha recibido el primer premio del certamen CreaMurcia en las categorías de Fotografía y ArtesVisuales. 

Actualmente su trabajo explora los límites difusos entre la ficción y lo histórico: utiliza el mito, la leyenda como base argumental y a través de la interpretación de la palabra en términos de narrativa visual construye imágenes de resonancia poética y misteriosa aludiendo a una realidad más allá del contenido objetivo de la misma.

 

    CONFERENCIA_ título y resumen                                                                                       

Título_ Entre la ficción y lo histórico 

Resumen_ La Encantada es un proyecto de recreación poética del imaginario asociado a “La Leyenda de La Encantada”, nombre genérico que hace referencia a un conjunto de tradiciones orales y leyendas narradas en numerosas localidades españolas.

A pesar de sus múltiples variantes, en esencia la leyenda narra la aparición de una joven peinando su larga cabellera con un peine de oro, en torno a la Noche de San Juan y en las cercanías de una cueva u otro paraje natural.

El proyecto fotográfico recupera la leyenda y actualiza el imaginario del mismo, otorgándole una nueva visión desde una perspectiva contemporánea y personal; mezclando deliberadamente ficción y historia, mito y autenticidad, fabulación y evidencia, utilizando para ello testimonios histórico-arqueológicos existentes en el territorio y elementos fantásticos del imaginario colectivo y el mío propio.

A lo largo de esta charla se comentarán las bases teóricas del proyecto y se mostrará el proceso de investigación y de elaboración del mismo. Asimismo, se compartirán modos de trabajo, procesos creativos, influencias, hallazgos y dificultades. 

 

     ENTREVISTA a Julieta Varela                                                                                   

¿Cuándo nació tu interés por el arte y tu deseo de ser artista?

De niña solía indagar entre las fotografías familiares guardadas en un baúl en el salón de mi casa. Ese fue mi primer contacto con la imagen. Posteriormente mi interés artístico quedó reflejado en la elección de mis estudios. En 2002 inicié mi carrera en Bellas Artes y años después estudié Diseño y Fotografía. No obstante, fue a partir de 2012, cuando me di cuenta de que la fotografía era un excelente modo para aproximarme al mundo, intentar comprenderlo y descubrir nuevas realidades. Desde ese entonces, realizo proyectos fotográficos en los que abordo una serie de temas que me interesan y motivan. Actualmente mi trabajo explora los límites difusos entre lo histórico y lo ficticio; utilizo la leyenda como base argumental y, a través de la interpretación de la palabra en términos de narrativa visual, construyo imágenes de resonancia poética. 

 

¿Qué exposición, museo u obra concreta recuerdas haber visto que te impresionase y 

marcase? 

La obra artística de Graciela Iturbide, cargada de fuerte simbolismo y poética. Imágenes emblemáticas como las que forman sus proyectos "El baño de Frida", "Los que viven en la arena", "Juchitán" o "Pájaros", marcaron mi forma de aproximarme a la imagen y recurro a ellas cada vez que necesito inspiración. Más allá que por la simplicidad de la composición de sus imágenes, así como por la riqueza de sus proposiciones, la obra de Iturbide me impresiona por su capacidad para crear un universo personal.  

¿Cuál fue tu primera exposición? ¿Qué recuerdas de aquella primera experiencia?

Hasta el momento, he participado en algunas exposiciones colectivas. En este momento estoy trabajando en mi primera exposición individual y plenamente implicada en todo lo que conlleva la presentación de un proyecto expositivo, desde el desarrollo de la idea al planteamiento en sala. Estoy muy entusiasmada en mostrar el proyecto en el que vengo trabajando hace años.  

 

¿En tu formación qué ha sido más importante: la enseñanza reglada, lo que has ido 

viendo por tu cuenta, talleres, becas o encuentros con otros artistas?

En la elaboración artística toda mi formación e inclusive toda la complejidad de mis vivencias forman parte de la mesa de trabajo.

La enseñanza reglada me aportó formación artística integral y la posibilidad de conocer a fondo los estilos artísticos mediante la historia del arte y la estética. Las instalaciones y espacios de estos centros me permitieron experimentar prácticas que acabaron convirtiéndose en la base de mi trabajo actual. A través de los programas de intercambios Erasmus e ILA tuve la oportunidad de asistir a cursos académicos en la Universidades de Ioánina (Grecia) y en la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina), lo cual me ayudo a ampliar mi perspectiva del mundo de la creación y de las artes plásticas.

Mi formación posterior estuvo basada fundamentalmente en conocer nuevas visiones artísticas, metodologías y procesos creativos, desarrollar un sentido crítico sobre el mundo del arte o simplemente buscar un lenguaje artístico propio.

Para comprender mejor el mundo de la fotografía ha sido fundamental para mi formación el Curso Anual de Desarrollo de Proyectos Fotográficos Photo+, dirigido por Mónica Lozano y convocado por la asociación Cienojos en colaboración con el MUBAM y los ciclos de conferencias sobre fotografía contemporánea organizados por Underphoto en colaboración con el Cendeac. Estos me han permitido conocer de primera mano el testimonio de fotógrafos y sus procesos creativos. Actualmente curso el Máster de desarrollo de proyectos ofertado por Lens, escuela de Artes visuales que me esta ayudando a ampliar y consolidar mis conocimientos.

En todo este proceso formativo vale la pena destacar la oportunidad única de conocer grandes profesionales y colegas, así como crear lazos fundamentales para empezar a desenvolverse en el mundo artístico.

 

¿En qué proyecto estás trabajando ahora?

Estoy concluyendo un proyecto de recreación poética del imaginario asociado a “La Leyenda de La Encantada”, nombre genérico que hace referencia a un conjunto de tradiciones orales y leyendas narradas en numerosas localidades españolas. El proyecto recupera la leyenda y actualiza el imaginario del mismo, otorgándole una nueva visión desde una perspectiva contemporánea y personal; mezclando deliberadamente ficción e historia, mito y autenticidad, fabulación y evidencia, utilizando para ello testimonios histórico-arqueológicos existentes en el territorio y elementos fantásticos del imaginario colectivo y el mío propio.

Además, estoy trabajando en una nueva serie de bodegones que exploran el punto de tensión entre el ocultamiento y el desvelamiento. La reflexión indaga sobre el diálogo entre opuestos. El propósito de este trabajo es también seguir cuestionando el género del bodegón, que es el más antiguo y el más tradicional de toda la historia del arte.

  

¿Dónde te gustaría llegar como artista?

 La fotografía es el mejor modo que yo encontré para aproximarme al mundo, intentar comprenderlo, descubrir nuevas realidades, indagar en la cultura de los lugares a donde voy, y, por supuesto, como resultado de ese proceso acabo reconociéndome a mí misma: mis intereses, mis obsesiones, mis deseos, mis miedos. Por lo tanto, para mí es siempre un descubrimiento a través de la cámara. Mi principal motivación radica precisamente en eso: comprender el mundo y comprenderme a mí misma, un proceso inacabable en el que la cámara se ha convertido en un recurso ineludible.

Una de las constantes en mi trabajo es la búsqueda de un estilo propio. Algún día me gustaría que todos mis trabajos confluyan conformando un universo propio, mi particular universo visual.

  

¿Cuál es tu experiencia con el coleccionismo?

Tengo obras en colecciones de instituciones por haber ganado algún premio en certámenes.

Creo que la figura del coleccionista es muy importante. Sin el apoyo profesional y económico de los coleccionistas, muchos artistas no tendríamos visibilidad alguna, lo cual dificultaría el acceso al mundo del arte y bloquearía el fluir de las relaciones dentro del proceso cíclico del mismo.

No obstante, pienso que el vínculo entre artista y mercado puede tornarse peligroso sobre todo cuando se establece una conexión directa entre el producto artístico y el comercial. Crear pensando en el comprador se puede convertir en un gran problema.

 

¿Qué opinas del panorama del arte en la Región de Murcia?, ¿Qué cambiarias o harías para promover el arte joven? 

Más allá de las circunstancias, que son generalmente ásperas para el artista, cada vez hay más proyectos culturales, festivales, concursos, etc., que sitúan a Murcia en un lugar más relevante en el panorama artístico nacional e internacional. En el ámbito público se ha avanzado considerablemente desde la creación del Instituto de las Industrias Culturales, que ha conseguido dar mayor visibilidad a los artistas e impulsar la producción mediante la financiación de proyectos. Lo que respecta a la fotografía, han sido muchas las iniciativas que en los últimos años han partido desde esta región. Por ejemplo la organización Cienojos, o el grupo de fotógrafos Underphoto, la revista digital Cienojetes y los prestigiosos festivales de fotografía Alibaba y Fotoencuentros.

No obstante, creo que es necesario incrementar aún más el número de iniciativas para impulsar a artistas, ya que en la Región de Murcia somos muchos los que deseamos encontrar plataformas que nos permitan llevar a cabo nuestras investigaciones, desarrollar nuestros proyectos o incluso simplemente recibir ayudas para poder acceder a espacios de producción, colaborativos, bien equipados, que ofrezcan la oportunidad de intercambiar conocimientos y experiencias con especialistas de diversos campos y disciplinas.

 

¿Qué artistas te interesan o tienes como referente?

Generalmente, todos los grandes creadores se convierten en una fuente de aprendizaje e influencia fundamental para definir mi propio trabajo.

No obstante, para mí la literatura, la pintura y la fotografía han sido esenciales para complementar mi espacio visual: desde la obra literaria de Kafka y Borges, hasta la filosofía de Nietzsche, y el existencialismo, y la psicología de Freud y Jung, hasta la obra pictórica de los grandes maestros como El Bosco, El Greco, Goya, etc. Me fascina el trabajo de Francis Bacon, Louise Bourgeois, Edward Hopper, David Lynch. Respecto al trabajo de otros fotógrafos, admiro la obra de Diane Arbus, Francesca Woodman, y siento particular fascinación por la obra de Graciela Iturbide.

En general, me interesan aquellos autores que buscan nuevas maneras de acercarse a la realidad y que de una u otro forma aluden a ella más allá de su contenido objetivo.

 

 Cómo te ves como artista dentro de diez años?

 Me veo igual de motivada como hasta ahora, buscando y encontrando y profundizando en este proceso ilimitado de comprensión y creatividad. Ser artista supone el privilegio de poder dedicar gran parte de tu vida a este proceso de aproximación y entendimiento del mundo, pero también supone una gran responsabilidad a la hora de representarlo, cuestionarlo, criticarlo…

A nivel práctico, me gustaría haber alcanzado tres objetivos concretos: en primer lugar, haber consolidado mi propio estilo; en segundo lugar, llegar a la gente, sentir que mi obra transmite algo al espectador, genera inquietudes e invita a pensar críticamente; y por último, poder dedicarme plenamente a ello, poder vivir de esta profesión que me apasiona.