Logotipo Cendeac

Pedro Noguera

5 de febrero 2018  / 19.30 / Cendeac / Espacio Biblioteca

Entrada libre y gratuita hasta completar aforo
 
 
 

 CONFERENCIA_                                           

Interior-exterior. Pintura y espacio urbano.

Concebir el entorno de la ciudad como soporte y continente de la práctica artística, es algo que viene de lejos. Nos podríamos remontar al tiempo de los griegos en los que el concepto de arte no existía, y la escritura o ingenuos dibujos denominados en italiano graffiare, (término del que deriva el de graffiti) servían como una forma más de comunicación libre con códigos que, tal y como sucede hoy día, en ocasiones sólo alcanzaban a entender los destinatarios o personas afines.

Desde que empecé a pintar, combinar y aplicar lo aprendido en el taller a prácticas de mural u otras disciplinas en el entorno urbano, ha sido para mi una constante.

Posterior a los procesos de elaboración y contemplación de resultados de esos trabajos en exterior, mi mirada e intereses cambian, y en consecuencia las obras trabajadas en el estudio.

Antes de hablar del proyecto creativo en el que me encuentro inmerso actualmente, considero necesario hacer un repaso por los referentes estéticos y artísticos que me han ayudado a formarme como artista.

Para ello repasaré otros proyectos anteriores, hablando de caminos que se abrieron y conformaron mi forma de entender las artes y la creatividad. Aprovecharé para presentar a una serie de creadores apenas conocidos dentro de los circuitos habituales del arte, como son los artistas del graffiti o writers, poniendo el foco siempre en la Región de Murcia de donde son la mayoría de aquellos con los que he tenido la suerte de colaborar. 

 

Más entrevistas y conferencias en nuestro  CANAL YouTube

 

      BIO                                              

Pedro Noguera _Pigüo

1984. Murcia.

 

Comienza a desarrollar su trabajo dentro de las artes plásticas en la calle. Desde 1999 ha pintado graffiti y experimentado con el arte urbano. Otro aspecto que marca su forma de entender la creación artística, es el hecho de pertenecer a una familia con tradición de taller de imaginería religiosa con una larga trayectoria ligada a este mundo.

Termina la licenciatura en Bellas Artes y un master de restauración de bienes culturales en Universidad Politécnica de Valencia en 2009. Ha realizado diversos cursos de formación y colaboraciones con reconocidos artistas en diversos campos del arte contemporáneo, como Ángel Haro o Esther Ferrer.

Como restaurador aborda trabajos pintura de caballete, escultura policroma y dorados. Además de trabajar durante muchos años en el taller familiar Hijos de José Noguera Valverde, ha sido contratado como técnico de restauración para el Centro de Restauración de la Región de Murcia en los años 2009 y 2010.

También desarrolla en paralelo a la producción artística, una labor docente en la que combina los talleres monográficos sobre arte urbano y graffiti, los cursos de experimentación pictórica para niños y la enseñanza reglada en secundaria con asignaturas como la cultura audiovisual o la educación plástica.

En el campo de la pintura tiene influencias muy variadas como el constructivismo de las vanguardias del siglo XX, el expresionismo abstracto norteamericano, el arte matérico e informalista, u otras corrientes y estilos de la pintura y el graffiti relacionados con la abstracción geométrica.

Actualmente centra su trabajo en estudios de geometría con referentes  arquitectónicos en los que se mezclan colores y grafismos propios del graffiti, donde el tema principal es el entorno urbano y sus continuos cambios y fluctuaciones.

 

 

GUIA DE LECTURA GUIA DE LECTURA (PDF)

  Pedro Noguera_ MIRADAS CERCANAS

 

 

           ENTREVISTA a Pedro Noguera                                                                                     


¿Cuándo nació tu interés por el arte y tu deseo de ser artista?

El mundo de las artes plásticas me ha acompañado desde siempre. Mi abuelo era escultor imaginero, y mi padre junto a sus hermanos siguieron su camino desarrollando proyectos en los que el dibujo, la pintura, la escultura y las artes decorativas tradicionales jugaban un papel fundamental.

Recuerdo las visitas al taller y jugar con el barro, la madera y el pan de oro de una manera natural.

Aunque mi deseo de expresarme a través de las artes nace con el descubrimiento del graffiti a la edad de 10 años. Una herramienta tan novedosa para mi como era el aerosol despertaba unas ganas irrefrenables por pintar, y por otro lado me hacía valorar más el trabajo que mi familia y el entorno cultural en el que trabajaban.

 

 ¿Qué exposición, museo u obra concreta recuerdas haber visto que te impresionase y marcase?

En 1996 me volvían loco los murales de Zona Norte Posse, grupo de referencia de la cultura Hip-Hop del levante español. No sólo dominaban el arte del graffiti, también el break dance y la música rap. Actualmente quedan algunos miembros en activo con 30 años de experiencia como el Tom Rock de Alicante.

Del ámbito de la pintura contemporánea, aunque podría decir muchas más, citaré tres de las exposiciones que más me han impactado:

2005 “El fuego bajo las cenizas” Picasso, Torres-García, Dubuffet o Basquiat, entre otros artistas, en el IVAM.

2011 “Eco de Cíclopes”, Ángel Haro en la Mina Agrupa Vicenta de La Unión.

2014 “Medios mínimos, efecto máximo” Josef Albers en la Fundación Juan March.

 

¿Cuál fue tu primera exposición? ¿Qué recuerdas de aquella primera experiencia?

 La primera serie pictórica que mostré al público fue “Destapar la ciudad, volando sueños” (2006), que presente junto a una genial colección de esculturas de Juan Antonio Díaz en Foro Artístico.

Pero mi primera individual fue “Contened´or” (2008) en el Laboratorio de Arte Joven. Se trataba de una instalación acompañada de objetos intervenidos y proyecciones, en la que se el componente urbano el industrial se fundía de una forma irónica con lo divino y sagrado que aportan los tratamientos del dorado y policromías tradicionales.  

 

¿En tu formación qué ha sido más importante: la enseñanza reglada, lo que has ido viendo por tu cuenta, talleres, becas o encuentros con otros artistas?

 Cada una de las maneras de aprendizaje de las que he disfrutado me han ayudado a crecer como artista.

Aunque me parece importante señalar que tanto en enseñanza reglada del nivel que sea, como en colaboración en proyectos o en distendidas visitas a espacios de trabajo de otros artistas y amigos, lo importante siempre es la visión y la manera de entender el arte y la vida de la persona que tienes delante, y por supuesto sus capacidades para transmitir. El que haya o no una institución detrás puede llegar a resultar insignificante.


 ¿En qué proyecto estás trabajando ahora?

Desde hace unos cuantos meses que expuse mi última serie pictórica “Blocks”, estoy centrado en una continuación que evoluciona hacia formatos más grandes que me permitan desarrollarla a nivel técnico y conceptual con mayor comodidad.

En esta serie hay estructuras geométricas con referencias arquitectónicas que se parecen o son idénticas entre sí, y que son intervenidas con diferentes procedimientos con las influencias del graffiti cada vez más presentes. La idea de lo urbano como algo cambiante y en continua fluctuación está siempre presente.

 

¿Dónde te gustaría llegar como artista?

 Más allá de metas concretas, mi intención es la de poder seguir comunicándome a través del arte con total libertad, llegando cada vez a más personas. El reconocimiento por el trabajo que he realizado hasta ahora me ha hecho conocer y aprender de gente muy interesante, y me gustaría que así siguiera ocurriendo.

 

¿Cuál es tu experiencia con el coleccionismo?

 Tengo obras en colecciones de instituciones por haber ganado algún premio en certámenes de pintura. El resto se encuentran en colecciones privadas.

En mi caso, gracias a mi formación y trabajos que he realizado como restaurador, me he relacionado con coleccionistas, con los que reconozco que me hubiera sido más difícil llegar a través de mi obra pictórica.

 

¿Qué opinas del panorama del arte en la Región de Murcia?, ¿Qué cambiarias o harías para promover el arte joven?

 Considero que se están dando pequeños pasos en positivo para la promoción de artistas jóvenes, y que la apertura y habilitación de nuevos espacios para la exhibición y la creación, desde el ámbito privado sobretodo, están ayudando a ello.

A menudo, los artistas considerados jóvenes o emergentes, cuentan con una trayectoria, formación y conocimientos que no se ven reflejados en las condiciones de las ayudas o simple cobro por trabajo realizado.

Por ejemplo, conozco grandísimos profesionales con hasta veinte años de experiencia dentro del muralismo y el graffiti, que tienen serios problemas para que se valore como es debido su trabajo.

 

¿Qué artistas te interesan o tienes como referente?

Como referentes artísticos en Murcia con los que he tenido la suerte de compartir trabajo y grandes experiencias puedo destacar a Ángel Haro, Ricardo Escavy, Miguel Fructuoso, Javier Garcia Herrero, Claudio Aldaz, Pedro Guirao…

Del ámbito nacional Pablo Palazuelo, Rafael Canogar o Elena Asins entre otros muchos grandes de la abstracción.

A nivel internacional mis intereses van desde el movimiento constructivista ruso al expresionismo abstracto norteamericano.

Y por último y no menos importante por lo mucho que me aporta, dentro del graffiti, aunque los he trabajado mucho y sigo disfrutando de los estilos clásicos del Nueva York de los años 80, en Europa, desde finales de los años 90 y hasta nuestro días hay artistas como el alemán Daim, los murcianos Sam3 y Kraser,  o el valenciano Felipe Pantone que han demostrado que la vanguardia y evolución de las artes están presentes cada vez con más fuerza en las calles.

 

¿Cómo te ves como artista dentro de diez años?

Desde luego, disfrutando como hasta ahora con mi trabajo. Me gustaría poder emprender proyectos de pintura mural de mayor calado que los realizados hasta ahora, por dificultad de ejecución, medios y que alcancen a más gente.

Seguir nutriéndome de estas experiencias alternadas con mi trabajo de taller.

No obstante, y aunque el tiempo vuela, en diez años pueden pasar muchas cosas y prefiero seguir mi camino sin pensar demasiado en ello.




                 IMÁGENES