Logotipo Cendeac

Tatiana Abellán

30 de abril 2018  / 19.30 / Cendeac / Espacio Biblioteca

Entrada libre y gratuita hasta completar aforo
 
 
 

     BIO                                              

TATIANA ABELLÁN (Murcia, 1981)

tatianaabellan.com       

@yoesotra

Tatiana Abellán es artista visual y profesora asociada de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Murcia. Licenciada en Bellas Artes y Doctora en Historia del Arte con una tesis titulada La sutura imposible. Muerte y experiencia estética en la obra de Teresa Margolles. Fue beneficiaria de las becas FPU del Ministerio de Educación y ha realizado estancias de investigación en las universidades de Middlesex y en la de Nueva York. 

Sus proyectos de creación artística suelen tener como referencia lo autobiográfico y en ellos el cuerpo, bien como medio, bien como soporte, tiene una importancia radical. Identidad, piel, memoria y muerte son las constantes que atraviesan todo su trabajo. En la actualidad se encuentra inmersa en el desarrollo de dos proyectos. El primero, Fuisteis yo, supone una investigación transdisciplinar con la que construye su biografía a partir de imágenes encontradas del pasado, que borra prácticamente en su totalidad, consiguiendo que unas instantáneas creadas en origen para mantener viva la memoria pasen a ser la representación absoluta del olvido, de la fragilidad de la memoria, donde pasado y presente está interconectado. Y el segundo, Encarnados, un proyecto de ejecución más lenta en el que se positiva sobre su piel, mediante quemaduras y de manera temporal, negativos fotográficos antiguos que después destruye.

Sus exposiciones individuales más destacadas son  Eco, olvido, nada, en Les Bernardes (Gerona, 2018), Nieblas, sombras, cenizas (Teruel PuntoPhoto, 2017), La niebla de la memoria (Pabellón 2, 2016), Æludidos, La Casa Pintada, 2015), Past remains (Lab, 2014), Fuisteis yo (El Jardín, 2013), NY & Me (Los Molinos del Río, 2012) u Ojos Abatidos (Luis Garay, 2008). También ha participado en un gran número de colectivas como Tiempo material, en el Instituto Cervantes de Pekín (2018), Lumières du midi, en el Cuarto de Invitados de Madrid, CreaMurcia 2016, del que fue ganadora en la categoría de Artes Visuales, Contratiempos: Gramáticas de la temporalidad, en el Centro de Arte La Conservera, Escape Tactics, en la Gabarron Foundation de Nueva York, (Des) hacer la imagen. Los ecos de lo visible, en la Galería ArtNueve, En construcción, en el espacio AB9, o en la XIV edición de los Encuentros de Arte Contemporáneo del Instituto Alicantino de Cultura.

    CONFERENCIA_ título y resumen                                                                                        

Título_ La imagen que resta

Resumen_ La imagen que resta es la imagen que falta, la que sustrae, la que arrebata algo, pero también es la que queda, la que permanece. El proyecto de investigación y creación La imagen que resta invita a una reflexión acerca de la estrecha relación entre la fotografía y el paso del tiempo, entre autorrepresentación y memoria, entre la imagen y la muerte, y lo hace mediante la apropiación, el borrado y mutilación de fotografías encontradas, que son transferidas a cristales de gran formato, para intentar hacer ver aquello que no está, o que no es visible. 

 La traumática pérdida del archivo fotográfico de mi estancia en Roma dio lugar al proyecto Fuisteis yo, mediante el que durante los últimos años he intentado construir una suerte de álbum personal basado en la apropiación, buscándome, o más bien inventándome, a mí misma, en unas fotografías que han sido borradas químicamente, parcial o totalmente. La mutilación de estas imágenes, su conversión a estado líquido, su forzado y acelerado proceso de desaparición reclaman la atención sobre la naturaleza de la memoria y la continua presencia de la muerte.

 

     ENTREVISTA a Tatiana Abellán                                                                              

 

1. ¿Cuándo nació tu interés por el arte y tu deseo de ser artista?

Creo que mi interés por el arte y la creatividad son innatos, sin embargo no consigo identificar exactamente en qué momento decidí ser artista. Me temo que fue bastante tarde porque los artistas en general no me despertaban muchas simpatías.

 

2. ¿Qué exposición, museo u obra concreta recuerdas haber visto que te impresionase y marcase?

En la infancia el Prado, en la adolescencia los Museos Vaticanos, en mi época de estudiante la Tate Modern y en la edad adulta me marcó una obra que no he llegado a ver hasta hace unos días, “Vaporización”, de Teresa Margolles, que creo que tensa todos los límites del arte.

 

3. ¿Cuál fue tu primera exposición? ¿Qué recuerdas de aquella primera experiencia? 

La recuerdo perfectamente porque unas horas antes de inaugurar los limpiadores tiraron mi obra a la la basura. Fue en la Cámara de Comercio, en primero de carrera. Yo presentaba una caja de Prozac gigante que se titulaba “La agonía del psicoanálisis” y aquellos debieron pensar que eso no podía ser arte. Mi profesor la consiguió recuperar del contenedor y decidió colocarla sobre una peana, en lugar de en el suelo, para que no hubiera más confusiones.

 

4. ¿En tu formación qué ha sido más importante: la enseñanza reglada, lo que has ido viendo por tu cuenta, talleres, becas o encuentros con otros artistas?

Yo he sido muy afortunada porque el momento en el que empecé a dedicarme en serio al arte coincidió precisamente con el nacimiento de CENDEAC. Aquí he conocido a profesionales de la talla de Anna María Guasch, Eduardo Subirats, José Luis Brea, Mieke Bal, Lucy Lippard, Marina Abramovich, Michael Fried, Douglas Crimp, Martha Rosler, Carolle Scheneemann, Orlan, Dan Graham, Alfredo Jaar, Nicolas Bourriaud, Judith Butler o Esther Ferrer, por citar sólo algunos. Sin duda ha sido el entorno y el contacto con mis colegas lo que más me ha aportado. Aún así, mi paso por la Escuela de Arte me ofreció la técnica, la Facultad la conexión con la academia, el doctorado en la Complutense me curó los complejos y mis estancias en las Universidades de Nueva York y Middlesex me enseñaron que mi formación dependía de mi propio nivel de exigencia.

 

5. ¿En qué proyecto estás trabajando ahora?

Mis modos de producción suelen ser bastante lentos, así que actualmente llevo varias cosas adelante. “Fuisteis yo” es mi proyecto más ambicioso, por el que borro químicamente imágenes encontradas para suscitar una reflexión acerca del paso del tiempo y la fragilidad de la memoria; “Encarnados”, para el que me positivo sobre la piel negativos fotográficos antiguos, mediante la exposición a luz ultravioleta que me produce quemaduras temporales, con el que abordo cuestiones como lo efímero de la imagen o la construcción de la identidad; y en breve voy a comenzar un trabajo que me tiene muy ilusionada: “La imagen que resta”.

 

6. ¿Dónde te gustaría llegar como artista?

No tengo una meta, soy de las que disfruta del camino. Sencillamente me gustaría no dejar nunca de hacer cosas, y estaría genial poder vivir exclusivamente de mi trabajo como artista.

 

7. ¿Cuál es tu experiencia con el coleccionismo?

Creo que en España la cultura de coleccionismo es prácticamente inexistente y que hay un problema estructural de mercado. También es cierto que me considero un poco outsider y que mis contactos con coleccionistas han sido escasos y circunstanciales.

 

8. ¿Qué opinas del panorama del arte en la Región de Murcia?, ¿Qué cambiarías o harías para promover el arte joven?

Siempre digo que creo que el tejido artístico de Murcia es mucho más rico e interesante de lo que se piensa. El problema que yo detecto es de escala nacional, no de la Región, y se halla principalmente en la educación. En cuanto al “arte joven”, creo que está sobrevalorado. Y esto no lo digo ahora que no soy tan joven, es algo sobre lo que he venido hablando con mis colegas desde hace 15 años. Hubo un tiempo, en mi veintena, en la que bajo la etiqueta de joven, fresco o emergente se camuflaba un arte superficial, vacío y precario. En cualquier caso no creo que promover el arte sea una tarea exclusiva de las instituciones, sino que se trata más bien de una faena colectiva, donde el compromiso individual y privado es igual de importante.

 

9. ¿Qué artistas te interesan o tienes como referente?

Bueno, creo que es obvio que Teresa Margolles me ha marcado, puesto que a ella le dediqué mi tesis doctoral. Aparte de ella, tengo una lista interminable de artistas, clásicos y contemporáneos, que me han interesado en diferentes momentos o por distintas cuestiones, ya fueran formales o conceptuales. A un nivel más local, Javier Pividal, Pablo Capitán del Río o Sergio Porlán me hacen seguir creyendo en el arte.

 

10. ¿Cómo te ves como artista dentro de diez años?

Como ahora. Sintiéndome honesta, coherente y feliz con lo que hago.